17 nov. 2007

Henri Philippe Pétain (1856-1951)

  • Henri Philippe Pétain nació el 1856 en la localidad de Cauchy-la-Tour, región de Calais. Hijo de una familia campesina, recibió una beca por la cual estuvo internado durante más de ocho años en un colegio en Saint-Omer, luego cursó dos años más en un colegio religioso de Arcueil. En 1876 ingresó en l’École spéciale militaire de Saint-de Cyr (Yvelines). Dos años después finaliza sus estudios en Saint-Cyr, es el 229º de una promoción de 386 alumnos. Le otorgan el grado de subteniente, y le destinan al 24º batallón de cazadores de Villefranche-sur-mer. Su carrera discurre de forma lenta y sin grandes aspiraciones: permanece cinco años como subteniente hasta que en 1883 es nombrado teniente a la edad de 27 años y es destinado al 8º de los cazadores (chasseurs) de Besançon. En 1888 ingresó en l’École de Guerre. En 1890 la abandona con una mención de Bien, en su expediente figuran otros comentarios: oficial distinguido, consciente, reservado, muestra un alto grado de celo y inteligencia, de carácter frío pero agradable en el trato. Foch le caracterizó de un extraordinario y recto carácter, de inteligencia muy lúcida y precisa, de método riguroso y de un sentido estratégico y táctico muy bueno, y sobretodo de una conciencia a toda prueba. Ambos, diferían y difirieron en carácter y actitud: Foch, pirenaico y meridional tenía un temperamento absolutamente opuesto al del Pétain de Calais que se distinguía por su sentido común y por su claridad pragmática.
    A la salida de l’École de Guerre, 1890, se une al 15º Cuerpo en Marsella con el grado de capitán donde ejercirá de ayudante en el estado mayor de esa unidad. Dos años más tarde, en 1892, toma el mando en Vincennes de una compañía del 29º de chasseurs. En 1894, Pétain está en el estado mayor del general Saussier, gobernador militar de París y generalíssimo en tiempos de guerra. Durante su periodo en París, se mantuvó al margen de asuntos como el Boulangismo, el caso Dreyfuss o la crisis religiosa durante los Inventaires. Ajeno a asuntos políticos, toma el mando del 8º de cazadores en Amiens. Este periodo en Amiens le proporcionó la ocasión de instruir a las tropas, y en ocasiones, a militares superiores en graduación. Esta experiencia le encaminará a ser nombrado instructor en l’École normale de tir de Châlons-sur-marne en 1900. Pétain difiere totalmente de la doctrina oficial que prima la creación d’un espacio o un campo fuego y de tiro elevado en detrimento de la precisión en el tiro artillero. Cree y estima que la precisión artillera debe, sin duda, mejorar. Sus ideas en contra del dogma imperante le convierten en un personaje incómodo: el director de l’École logra su traslado a una unidad de infantería, comandante de un batallón del 5º regimiento de infantería en la caserna de Latour Maubourg, en París. Su paso sera efímero, el mismo año es nombrado instructor de l’École de Guerre (1901-1903), se dedicará a dar conferencias y cursos sobre la infantería y sus tácticas. Su labor, bien acogida, cuenta con el aval del general Bonnal que había visto y elogiado sus virtudes militares durante unas maniobras con los chasseurs en 1900. En 1903 toma el mando de un batallón del regimiento de infantería 104. Un año después, 1904, vuelve a l’École de Guerre. En el 1907 y siendo teniente coronel, es considerado uno de los mejores expertos en la instrucción de técnicas de tiro. El general Manoury, nuevo director de l’École de Guerre, le reclama para ocupar la plaza de profesor de infantería táctica: Pétain estaba al mando del 118º regimiento de infantería. Durante los años 1910-1911 será el director de la instrucción de infantería táctica y tomará parte como profesor adjunto del Centre des Hautes Études militaires. En diciembre de 1910, con 54 años, fue nombrado coronel. La mayoría de sus camaradas, a su edad, ya eran generales. El 25 de junio de 1911 le otorgan el mando del 33º regimiento de artillería en Arras. El julio de 1914, antes de la guerra, recibe el mando interino de la 4ª brigada de infantería en Saint-Omer. Su jubilación está cercana: a su carrera, que parece ya acabada, le han faltado algunos laureles: un carácter independiente y sus puntos de vista y opiniones heterodoxas y particulares son las causas. La guerra trunca su retiro.

    La guerra

    Comienza la guerra como coronel con el nombramiento de comandante interino de una brigada que forma parte del Vº Cuerpo del general Lanzerac. Entró con su unidad en Bélgica dispuesto a defender Dinant. A finales de agosto, recibe el nombramiento de general de brigada. En la batalla de Charleroi y durante el repliegue del Vº Cuerpo, Pétain mostró sus grandes dotes y capacidades, recibiendo felicitaciones de sus camaradas. Es ascendido a comandante de la 6º División el 1º de septiembre en Fismes (Marne). El día 3 cruza el Marne por Vernueil. En la batalla del Marne logró un importante éxito táctico contra el ala derecha del Ejército de von Bulow. El 14 de septiembre recibe la tercera estrella de general, es nombrado general de división. La rápida progresión entre el grado de general de brigada y general de división responde, aparte de sus aptitudes y habilidades, a la falta de generales válidos dentro de l’Armée. Joffre, en un mes de guerra, ha retirado dos generales de Ejército, nueve generales de Cuerpo de Ejército de veintiuno, treinta y seis generales de división de cuarenta y siete, y cinco generales de caballería de diez. A finales de octubre, el 28, Pétain toma el mando del 33º Cuerpo de Ejército en Aubigny (Arras). El general Fayolle observa a Pétain y anota en su diario: Pétain es frío, tranquilo, resolutivo y muy estricto. No duda en apartar a los mediocres y fusilar a los cobardes. En mayo de 1915 participa en la ofensiva en Artois. El 21 de junio es nombrado comandante del IIº Ejército, sucede al general Castelnau. En septiembre tienen lugar las ofensivas en la Champagne y el Artois.
    Pétain ha dado de muestras de tener un gran conocimiento del arte de la guerra adecuado a las actuales circunstancias de la guerra. En ambas ofensivas, fallidas, se ha dado cuenta de que son imposibles otros resultados si no se cuentan con otros medios más adecuados y superiores, tanto en material como en armamento, y sobretodo en organización.
    El estado mayor del IIº Ejército se retira de Champagne al inicio de 1916, y es transferido a Noailles (Oise). Se ordena a Pétain hacerse cargo de la instrucción de las tropas acantonadas allí y que forman parte de los cuerpos de reserva.

    Verdún

    El 21 de febrero comienza la batalla de Verdún, a las 8.30 de la mañana los alemanes inician el ataque. El 24 su ofensiva se ha ampliado, la situación se confiesa desesperada. Y Joffre reclama a Pétain. El 25 de febrero, Pétain, el hasta ahora desconocido general, recibe el mando de los ejércitos de Verdún. Sustituye al general Herr. Debe seguramente su nombramiento a la confianza del general Castelnau. Pétain dirige la defensa hasta el 1º de mayo de 1916: reorganiza las líneas, sistematiza las trincheras, resitua la artillería, y sobretodo crea una logística en tropas, provisiones y municiones a través de la única via de comunicaciones que ha quedado intacta, la que conduce de Verdún a Bar-le-duc, y que será llamada más tarde la Voie sacrée. Los cálculos mostraron que del 27 de febrero al 6 de marzo de 1916 se desplazaron por esta carretera 190.000 soldados, 23.000 toneladas de municiones y 2.500 toneladas de material. En cuanto a la artillería, Pétain ordena que se dispongan de 55.000 obuses de 155 al día, y sustituye las grandes piezas de artillería por cien cañones de 75 que proporcionarían una movilidad superior en el campo de batalla. A la máxima d’avard de sang, prodigue en acier, Pétain ordenó contínuos relevos de tropas, mejorar la intendencia y numerosos refuerzos, en este caso a Joffre, con él que comenzaban a surgir las primeras discusiones.
    Su carácter genuino e independencia se muestran en diversas ocasiones. Las visitas de políticos y otras personalidades no son de su agrado, recela de la política y de los objetivos que está exige de lo militar. No oculta su desdén por los políticos, y para muestra lo que ocurrió el 22 de marzo de 1916 cuando el presidente Poincaré visitó a Pétain a Souilly, acompañado del príncipe Alejandro de Serbia y del general Cadorna. En un momento de la conversación, Pétain aseguró que para una mejor coordinación de la maquinaria gubernamental y militar era necesaria una dictadura militar. Poincaré, sorprendido, preguntó por la Constitución, a lo que Pétain respondió sin dudar: “La constitution, oh moi, je m'en fous”. No se trataba de una postura coyuntural, Pétain criticaba frecuentemente a los políticos y al Grand Quartier General por la facilidad y gratuidad con la que sacrificaban divisiones enteras para atender a objetivos sin interés. En la misma visita de marzo de 1916, criticó en público a Poincaré que no tuviese mejores palabras de aliento para los soldados que estaban sacrificando sus vidas por Francia.
    Sus posturas y tácticas diferían de las de Joffre. Éste decidió sustituirlo por Nivelle. Joffre encontraba que la lentitud de Pétain era nociva, prefería a Nivelle, un general que se adecuaba mejor a sus doctrinas militares. Pétain ya había hecho lo difícil: defender Verdún. Era el ganador de Verdún.

    Otros destinos

    El 16 de abril de 1916 fue nombrado comandante del grupo de ejércitos del centro, dejando su puesto en Verdún al general Nivelle. A finales de abril de 1917 será elevado al grado de jefe de Estado mayor de l’Armée. El mes de mayo de 1917 tuvo lugar el desastre de Chemin des Dames, Nivelle será destituido, y se llamará otra vez a Pétain para resolver los problemas y consecuencias que ha tenido este fracaso en el conjunto del ejército: los motines de mayo-junio de 1917. Se le nombrará comandante en jefe del grupo de ejércitos del Norte y del Nordeste del ejército francés.

    Los motines de 1917

    L’Armée se encuentra hundida y desmoralizada por las carnicerías, fracasos y derrotas militares y también por la propaganda pacifista. Está al borde del colapso. Se necesita una persona como Pétain para reconducir la situación. Pétain reprime los motines (consejos de guerra, más de cuatrocientas condenas a muerte, pero sólo 55 ejecuciones; condenas a trabajos forzados en Marruecos e Indochina), pero también sabe mostrar su vertiente más humana y toma medidas dignificantes para el soldado: higiene y aseo - instalando casetas de adecentamiento para el soldado en las estaciones de trenes antes de arribar a su destino de permiso - , duración de los permisos, preferencia de los trenes que llevan a las tropas de permiso, y como no la mejora de la vida del soldado en el frente: mejora de los foyers o salons du soldat, lectura, más representaciones teatrales, etc… en definitiva considerar al soldado como una persona que lucha y muere por su patria y no como un cordero que iba directamente al matadero. Pétain opina, y correctamente, que la estrategia llevada a cabo hasta ahora ha resultado inútil en avances y excesivamente costosa en vidas. Las famosas Directives de Pétain contienen sus nuevas ideas sobre el futuro desarrollo de la guerra. La n.1 suprime o aboga por suprimir grandes ofensivas y a concentrar las fuerzas militares en operaciones con objetivos más limitados pero que pueden reportar éxitos que suban la moral del ejército y no signifiquen grandes pérdidas humanas. El nuevo y mayor rol de la artillería también está entre sus contenidos: más acero y menos sangre. Las siguientes Directives tienen como objetivo principal el mejoramiento y optimización de otros recursos militares como puede ser la aviación. Como muestra de sus ideas, el 23 de octubre el ejército francés consigue un meritorio éxito en la batalla de Malmaison, en el mismo sector donde Nivelle había fracasado en abril. No obstante, creó con este ataque un peligroso saliente que en mayo de 1918 llevaría a los alemanes a batir dos cuerpos de ejércitos franceses.

    1918

    En 1918, continuan algunas disensiones entre Foch y Pétain. El primero, digno representante de la doctrina ofensiva francesa, choca con el sentido común y la prudencia del héroe de Verdún. Éste prefiere esperar el pleno despliegue y acción de las tropas norteamericanas juntamente con la supremacía de la tecnología en el campo de batalla: los tanques. Calcula que en 1919 los norteamericanos tendrán más de dos millones de tropas en Francia, y así el esfuerzo en vidas francesas será menor, lógicamente.
    Cuando a partir del 18 de octubre se intensificó la ofensica contra Alemania, él hubiese deseado que el principal punto o sector a atacar fuese al este del Mosa: su idea era intentar, lanzando el ejército de Castelnau a través de la Lorena y el Sarre, una maniobra envolvente de las tropas enemigas. Foch rechazó la idea por razones nunca aclaradas (puede que influenciado por los ingleses, que temían una conquista de la orilla izquierda del Rhin). Philippe Pétain estimó que el armisticio se firmó demasiado pronto. Esperaba la ofensiva Castelnau, prevista para el 14 de noviembre, que habría permitido una victoria total expulsando a los alemanes de Bélgica.
    El 19 de noviembre de 1918, Philippe Pétain fou nombrado Mariscal de Francia.

    La persona

    Su carácter introspectivo, reservado y su excesiva parsimonia en el habla no parecían preocuparle en el contacto con los otros. No le importaban en absoluto ni las críticas, ni el que dirán. Los más benévolos lo describían como tímido. Poseía un excepcional don de comunicar sus más íntimos deseos y voluntades y hacer creer a los demás en ellos, tenía un carisma especial. Verdún le proporcionó la popularidad y estima de sus paisanos.
    Pétain era, ante todo, un organizador, una persona calculadora con un elemental sentido común aderezado con una impresionante prudencia y un gran respeto y orgullo por sus tropas que le llevaba a no escatimar esfuerzos en reducir sus pérdidas. Sólo le pidió a sus hombres dos máximos esfuerzos: Mort-Homme y Malmaison. Sin duda, se debe a Pétain que el ejército de Francia estuviese en un lugar de honor entre los ejércitos aliados victoriosos, y que contribuyese hasta el final a la victoria final.

15 nov. 2007

Pétain

Extracto del documental La Masacre de Verdún, emitido por La2 de TVE.

Henri Philippe Benoni Omer Joseph Pétain (1856-1951) (5)

Henri Philippe Benoni Omer Joseph Pétain (1856-1951)

Mayo de 1917, Pétain comandante en jefe de l’Armée française. Al mando del Ejército francés y dependiendo estrictamente del Ministerio de la Guerra, el general deberá solucionar la crisis de los motines ocurridos a raíz del desastre de Chemin des Dames. Con su habitual tono y prudencia, Pétain se limitó a señalar lo que hasta ahora había considerado que eran obviedades o errores a corregir. Para ello y con el cometido de delimitar sus actuaciones y planes redactará las famosas Directives. Cada una de ellas abordará un aspecto a reformar. Las dos primeras irán dirigidas, por una parte, a elevar la moral y los ánimos de las tropas, y la otra a la instrucción de la tropa y de los mandos, el reconocimiento del terreno, temas de artillería y la colaboración de la aviación.

Directiva nº 1:

Grand quartier général des armées du nord et du nord-est, É.M., 3ème Bureau, Pour les commandants et groupes d’armées et armées seulement, Directive no. 1, no. 17356, 19 mai 1917, P.R.O. WO 158/48/9.

"L'équilibre des forces adverses en présence sur le front du Nord et du Nord-Est ne permet pas d'envisager, pour le moment, la rupture du front suivie de l'exploitation stratégique. C'est donc à user l'adversaire avec le minimum de pertes qu'il importe actuellement d'appliquer son effort.

Traducción:
El equilibrio de las fuerzas enemigas en el frente del norte y del nordeste no permite contemplar, por el momento, la ruptura del frente seguida de una explotación estratégica. Para perserverar en el esfuerza se deben evitar el máximo de pérdidas posibles.

Point n'est besoin pour obtenir cette usure de monter de grosses attaques en profondeur, à objectifs éloignés. Ces attaques ne donnent pas le bénéfice de la surprise, car, par les travaux multiples qu'elles exigent, elles s'inscrivent longtemps à l'avance sur le terrain. Elles sont coûteuses, car l'assaillant s'y use généralement plus que le défenseur. Elles sont aléatoires, car, consistant à étendre la préparation initiale d'artillerie à toute la profondeur de la zone organisée, elles risquent, par un tir ainsi dilué, d'obtenir dans l'ensemble des effets insignifiants et d'exposer l'attaque à se briser contre la première position imparfaitement détruite.

Traducción:
No son necesarias, en este punto, grandes pérdidas para obtener exiguos beneficiosos en grandes y costosas operaciones. Estos ataques no contienen el valor de la sorpresa, ya que requieren mucho esfuerzo y tiempo en el avance del terreno. Estas ofensivas son costosas, ya que el asaltante se expone, generalmente, mucho más que el defensor. Estas - operaciones- son aleatorias, ya que intentan extender el alcance y la preparación artillera a la máxima profundidad de la zona señalada. Estas preparaciones-operaciones artilleras hacen peligrar el ataque, ya que no se trata de grandes bombardeos y por tanto pueden resultar poco efectivas y además exponer a la infantería a un ataque contra posiciones que todavía están intactas.


Aux attaques profondes il convient de préférer les attaques à objectifs limités, déchaînées brusquement sur un front aussi étendu que le permettent le nombre et les propriétés des divers matériels d'artillerie existants.

Traducción:
Deben, pues, primarse los ataques con objetivos limitados a ataques muy profundos. Los ataques contra objetivos concretos permiten adecuar mejor el número y las características de la fuerza artillera.

Pour que cette conception puisse se réaliser, les attaques doivent :
1) Être menées économiquement en infanterie et avec le maximum de moyens en artillerie;
2) Procéder par surprise, ce qui donne des chances d'agir du fort au faible et d'obtenir des résultats importants. Il y a lieu de remarquer que la surprise ne sera obtenue que si le secteur d'attaque, préparé depuis longtemps, a été mis en sommeil plusieurs semaines ou même plusieurs mois avant l'exécution;
3) S'appliquer successivement à différents secteurs du front, choisis parmi ceux que l'ennemi a des raisons majeures de ne pas évacuer librement;
4) Se succéder le plus rapidement possible dans le temps, afin de fixer l'ennemi et de lui enlever sa liberté d'action."

Traducción:

Para llevar a cabo esta concepción, los ataques deben:

1) Utilizar el mínimo de fuerzas de infantería y el máximo de piezas artilleras;
2) Actuar con el factor sorpresa ya que puede aportar posibilidades de cara a obtener resultados importantes. Cabe señalar que la sorpresa sólo se puede lograr si la zona de ataque, preparada durante mucho tiempo, ha estado inactiva durante varias semanas o incluso varios meses antes de su ejecución;
3) Llevarse a cabo en diferentes sectores del frente, elegidos entre aquellos que el enemigo no tenga especial facilidad y disponibilidad en evacuar;
4) Vencer en el plazo más breve posible, con el fin de atenazar al enemigo y eliminar su libertad de movimiento.

La Directiva nº 2 de 20 de junio profundizará en los conocimientos del terreno por parte de los mandos y la instrucción de la tropa; marcará pautas en el tiro artillero y señalará y potenciará la colaboración de la aviación en tareas no solo de observación.
Pero Pétain no solo está pendiente de las reformas tácticas y estrictamente militares. Debe conducir y aplacar unos motines que tienen algunos de sus orígenes incluso antes de la guerra. Pétain impondrá su orden. Un orden estricto, pero a cambio intentará mejorar la situación del fantassin, del poilu que está desangrándose por su país y que a cambio recibe poco. Pétain comprende, entiende al soldado raso, charla con él, le escucha, y con mirada atenta observa que las peticiones del soldado son pocas y normales: permisos, relevos, aseo, alguna diversión, lectura, etc. Pétain restablece los permisos, establecerá preferencia para aquellos trenes que transporten tropas de permiso. En cuanto a las medidas higiénicas, se instalarán equipamientos en las estaciones de tren para adecentar a aquellos que retornan del frente, se crean los foyers du soldat, zonas de reposo, de lectura, de descanso mental, de distracción. Este sistema recibirá el nombre de su creador: Pétain. El general combinó dos métodos: el no sacrificar en vano más tropas en operaciones inútiles y recuperar la moral y el ánimo del soldado con medidas senzillas y dignificadoras.
Una vez recuperadas las riendas de l'Armée, Pétain ha de planificar la estrategia a seguir a partir de ahora.

13 nov. 2007

Los horrores de Verdún

Extracto del documental La Masacre de Verdún, emitido por La2 de TVE.

Cronología de la Batalla de Loos (Septiembre-octubre 1915) (4)

26 septiembre de 1915. Segundo día de batalla
El Ir Ejército ordenó a las 11.30 de la noche del 25 renovar los ataques al día siguiente. French insinuó a Haig la absurdidad de utilizar las tropas de reserva para infiltrarlas en un espacio tan estrecho. Aún así accedió a que Haig continuase la ejecución de su plan estratégico.
Hubo niebla, nubes bajas y lluvia todo el día.

26 septiembre de 1915. Sector de Loos
Los brigadiers de la 24ª División se reunieron para acordar las acciones a llevar a cabo. Los informes corroboraban que Hulluch aún estaba en manos de los alemanes. Los oficiales decidieron continuar el avance a través de la carretera de Lens a La Bassée, y a través de la segunda línea alemana aprovechando la poca luz nocturna. No obstante, no conocían el estado de las defensas alemanas.

5.00 am. La 15ª División, reforzada con tropas de la 21ª, recibe órdenes de recapturar la colina 70 a las 9 de la mañana. Las expectativas de éxito eran nulas, antes incluso del comienzo: las piezas de artillería no se pudieron adelantar desde sus posiciones originales y las provisiones de municiones no llegaron en la cantidad requerida por problemas de tráfico. Así pues, el ataque artillero se llevó a cabo desde sus emplazamientos originales, la segunda línea alemana apenas sería alcanzada y las defensas y alambradas enemigas siguieron intactas. En la confusión no se dieron las órdenes para la retirada de las tropas británicas más avanzadas y éstas fueron bombardeadas por fuego amigo.

5.30 am. El 7º de los Royal Scots Fusiliers, con la ayuda del 11º del Motor Machine-Gun, rechaza un potente ataque alemán en el sector este de la Loos crassier.

A las 8 de la mañana aproximadamente, unidades de las divisiones de reserva 21ª y 24ª, después de penosas marchas nocturnas, llegan a las posiciones avanzadas situadas alrededor de Bois Hugo, Chalet Wood y el Reducto de la colina 70. Allí se les informa que el ataque general tendrá lugar unas tres horas después.

Sobre las nueve de la mañana, los debilitados batallones de la 45ª Brigada avanzaron falda arriba de la colina 70 justo cuando la nieba comenzaba a clarear. El ataque alemán des del reducto de la cima de la colina comenzó a diezmarlos, pero algunos pelotones entraron en las trincheras y entablaron un combate cuerpo a cuerpo. Después de enormes pérdidas y de comprobar la imposibilidad de rodear por los flancos el reducto, los pocos supervivientes se retiraron. El 10º de los Yorkshire y el 12º de los Northumberland Fusiliers de la 62ª Brigada, que iban detrás de ellos, sufrieron el mismo destino. A las diez de la mañana el ataque se acabó, y los alemanes lanzaron un contraataque recuperando la totalidad del reducto de la colina 70.

A las 11 de la mañana los alemanes lanzaron un feroz bombardeo sobre las posiciones avanzadas británicas en Loos. No había oficiales, ni comida y estaban exhaustos: muchos soldados murieron.
Al mediodía, el mando del Ir Ejército ordenó a la 6ª Brigada de caballería reforzar el sector de Loos con el envío del 3º de los Dragoon guards y del 1º de los Royal Dragoons desmontados.

A las tres y media de la tarde, hubo una retirada general de la colina 70. Ésta se debió a diversas órdenes contradictorias, los orígenes de la cual siguen sin aclararse en la actualidad. Paradójicamente, en el mismo momento pequeñas unidades acudieron a la colina 70 para reforzar a las unidades que aún debían estar ahí. Mientras, los alemanes contraatacaron contra el sector de Loos crassier, que estaba fuertemente consolidado por el 20º de los Londons.

Ocho de la tarde: Los dos regimientos de caballería, habiendo recogido hombres de las brigadas 45ª y 46ª que se retiraban de Loos, entraron en ésta y en la colina 70 restablecieron la posición.
A las once y media de la noche, los restos del 3º de la División de caballería se dirigieron a Loos y completaron el relevo de la 15ª División durante la noche.

26 septiembre de 1915. Sector de Hulluch
Al mediodía, los germanos lanzan un potente ataque contra la línea defendida por el 1º de los South Wales Borderers de la 3ª Brigada cerca de la carretera de Vermelles a Hulluch. Los alemanes son rechazados con grandes bajas.
A la 1 del mediodía, la 117ª División alemana lanzó un importante ataque contra las unidades avanzadas de las divisiones británicas 7ª y 9ª que estaban situadas entre la carretera de Vermelles a Hulluch y la Fosa n. 8. Los alemanes lograron un ataque sorpresa, capturando unidades y secciones aisladas y desprotegidas.
A la derecha, la Brigada 20ª situó todas sus unidades a la protección de la Gun trench. En el centro, las tropas más avanzadas estaban en una trinchera baja a unos cien metros de las Canteras (Quarries). Su flanco izquierdo no mantenía contacto con la Brigada 27ª de la 9ª División que estaba situada en algún lugar a su izquierda. En el momento en que las tropas diezmadas y desordenadas intentaban reorganizarse, los alemanes lanzaron su ataque. Entraron en las Canteras a través de un hueco en la zona norte que no estaba defendido, y después de un encarnizado combate cuerpo a cuerpo, a la 1.30 del mediodía, las tropas británicas se retiraron de las Canteras.
Ataques alemanes posteriores fueron frenados por el 2º de los Yorkshires y el 1º de los South Staffordshire. La Brigada 27ª, que perdió – prisionero en las Canteras - al general Bruce, se retiró en perfecto orden desde la Fosa Alley.
Un precipitado contraataque, para recapturar las Canteras, fue llevado a cabo por las exhaustas tropas del 9º de los Norfolks de la División 24ª a las 6.45 de la mañana. Fueron aniquilados por una consolidada línea defensiva alemana. En la Fosa 8, las tropas de las Brigadas 26ª y 73ª rechazaron un ataque enemigo.
A las siete de la mañana, un brigada mixta compuesta por tropas del 1º de los KRRC (King's Royal Rifle Corps), el 1º de los Royal Berkshire y del 2º de Worcestershire bajo el mando del teniente coronel B. Carter recibió las órdenes de asistir al Ir Cuerpo en el ataque a Cité St. Elie. Estas tropas serían las llamadas Fuerzas de Carter. Debido a la confusión de la situación, hubo importantes retrasos en la planificación del ataque, esto provocó que los Berkshires fuesen destinados a ayudar a la 9ª División y a la Brigada 73ª en el sector de la Fosa 8.
Sobre las nueve de la mañana, un contraataque alemán en el Bois Hugo es rechazado por los británicos, pero a cuenta de múltiples bajas de la Brigada 63ª.
Anticipando resultados, el XIr Cuerpo ordena a la División de los Guards que se dirijan a las trincheras británicas en la carretera de Vermelles para explotar un posible éxito en el ataque.
A las 10.30 se retoma el contraataque alemán en el sector de Bois Hugo, los hombres de la Brigada 63ª se retiran hacia Chalk Pit Wood. Los alemanes retoman Chalet Wood. Por su parte, los hombres del 6º de los Camerons Highlanders hacen lo imposible para volverlo a tomar.
Poco antes de las once se ordena a los batallones de las Divisiones 21ª y 24ª que se incorporen al ataque general. No se les asignaron objectivos determinados.
El resto de las tropas británicas atacantes avanzaron hacia el sector de Bois Hugo y hacia la segunda línea alemana. Las pobres condiciones en que se encontraron estas unidades - falta de descanso, falta de comida, etc… - provocaron que estuvieran diezmadas de cara al ataque. De 24 batallones posibles iniciaron el ataque 6. Los cuatro batallones de la Brigada 72 avanzaron a campo abierto comenzando a un kilómetro al oeste de la carretera de La Bassée: tenían la misión de asistir y cubrir a la Brigada 63ª a su derecha. No obstante, la formación ordenada de ataque y el hecho de que perdiesen la dirección dirigiéndose a la colina 70 los expuso a fuego directo desde las posiciones alemanas de Chalet Wood y Bois Hugo. Posiciones a las que debían exponerse frontalmente no de forma lateral. Los batallones del 8º de los Royal West Kents, el 9º de los East Surreys juntamente con la mitad del 2º de los Welch fueron severamente castigados por fuego lateral en enfilada. Desgraciadamente, estas unidades también fueron bombardeadas por la propia artillería británica. Los batallones del 8º de los Buffs, del 8º de los Queen’s Own Camerons, del 11º de los Essex y el 9º de los Sufolk también corrieron la misma suerte. Además, todos estos batallones perdieron todos sus oficiales. Fue una carnicería, ya que los pocos soldados que llegaron a la segunda línea alemana, sobre la una del mediodía, se encontraron con la alambrada intacta que les fue imposible cortar. Finalmente se retiraron tras terribles pérdidas.
Al mediodía, el ataque de la Brigada 63º y lo que quedaba de la 64ª había fracasado. Los batallones de los King’s Own (Yorkshire Light Infantry) 9º y 10º, desoyendo órdenes de la Brigada, retomaron el ataque, pero desafortunadamente también fueron barridos por el fuego procedente de Bois Hugo y Chalet Wood. Los supervivientes se retiraron.
Las retiradas, a la una del mediodía, de muchas de las unidades de la 21ª y 24ª significaban que las bajas en todo el frente de las carreteras de Vermelles a Loos y de Vermelles a Hulluch eran terribles. Algunas pocas decidieron resistir en las posiciones avanzadas a la espera de refuerzos. El personal sanitario alemán dio los primeros auxilios a los británicos heridos en ese sector.
A las dos de la tarde se reinició el bombardeo en la zona de las Canteras (Quarries).
Dos horas más tarde, sobre las cuatro, las fuerzas de Carter iniciaron su ataque a las Canteras. El progreso fue lento, a pesar que la unidades de regulares usaban las tácticas de “fuego y movimiento”. Alcanzaron y consolidaron posiciones a unos doscientos metros de las Canteras y pararon debido a las grandes pérdidas. El comandante en jefe de la 7ª División, el general de división Capper fue mortalmente herido en este ataque.
A esa misma hora, sobre las cuatro de la tarde del día 26, el mando del XIr Cuerpo fue informado del fracaso de sus divisiones. Paulatinamente, las tropas británicas asaltantes fueron puestas a cubierto en las posiciones originales británicas o en las trincheras de primera línea alemanas. Haig, a esa hora, y presente en el Cuartel general de French, le solicita que la División de los Guards sea puesta bajo sus órdenes para estabilizar el frente. Autorizado.
Tropas alemanas en movimiento des del sector de Bois Hugo toman posiciones adelantadas en la carretera de Lens a La Bassée. Rodearon e hicieron prisioneros medio millar de soldados de la 24ª División que estaban en las posiciones británicas más avanzadas.
Durante la noche, unidades de la Guards Division relevaron a tropas de las exhaustas 21ª y 24ª Divisiones del Cuerpo de reserva.

26 de septiembre de 1915. Sector de Auchy

Los hombres de la 73ª Brigada que sostienen su posición al este de la Fosa 8 estan en una situación crítica: exhaustas, sin comida ni agua y sin dormir durante 48 horas.
Al mediodía se retoma el bombardeo alemán sobre la zona de la Fosa 8 y las pistas que llevan al norte, a Trois cabarets. El martilleo durará toda la tarde hasta el anochecer.

26 de septiembre de 1915. Sector del canal de La Bassée

El frente se estableció a pesar de un duro periodo de consolidación

26 de septiembre de 1915. Situación general a la noche

Las destrozadas y machacadas unidades de las divisiones 15ª, 21 y 24ª estaban siendo relevadas de sus posiciones en Loos y Hulluch por la 3ª de caballería y la Guards division. El área estaba asegurada, a pesar de que los alemanes habían desplazado sus líneas hacia delante desde su segunda línea, mantenían la colina 70 y las Canteras. Existía una profunda preocupación por el estado de las tropas que estaban en la posición de la Fosa 8, y sobretodo se dudaba de su capacidad de resistencia frente un ataque enemigo. Los caminos y pistas detrás de las líneas británicas eran un hervidero de unidades y tropas que luchaban por llevar provisiones al frente. Las tropas británicas que registraban los edificios de Loos aún encontraron tropas alemanas escondidas.

Archivo del blog